Cadena de suministro verdaderamente end-to-end – Énfasis Logística

Fuente: Revista Enfásis

Aunque supply chain implica el enlace de todos los eslabones de la cadena de suministro de principio a fin, son muchas las empresas que tienen cadenas que no son necesariamente E2E en su diseño, operación y gestión. Es crucial tener claros los atributos y cómo diseñar sus elementos para alcanzar este objetivo. • Ricardo de la Cueva y Alejandro Martínez. 

¿Qué es una supply chain E2E?

Puede describirse como aquella que conecta todos los eslabones de la cadena de suministro de una empresa, desde sus proveedores hasta sus clientes. Incluso hay modelos más agresivos que buscan una conexión desde los proveedores de sus proveedores hasta los consumidores finales. Esta descripción puede parecer teórica o quedarse a
un nivel muy alto si no se describen los atributos del modelo E2E. Algunos de estos atributos son:

• Integral: Debe considerar todas las funciones de supply chain de la empresa, desde las compras hasta la logística inversa, e inclusive servicio posventa en algunos casos, para asegurar las conexiones punta a punta con proveedores y clientes.

Colaborativa y sincronizada: Dentro de sí misma, las distintas funciones del área de supply chain de una empresa deben colaborar entre sí y sincronizarse. Los procesos, modelo de gestión, KPI y estructura organizacional, entre otras cosas, deben estar diseñadas para habilitar estos factores.

Integrada con otras áreas del negocio y sus clientes: Las funciones del área deben integrarse con las otras áreas de negocio para asegurar que sus acciones diarias y decisiones van hacia el mismo norte estratégico de la compañía.

Especialización por división: En los casos en que las empresas tienen distintas divisiones o categorías, por la naturaleza de sus productos, es muy posible que estas demanden distintos capabilities de la cadena de suministro.

¿Qué considerar para diseñarla?

El primer paso para diseñar una cadena de suministro de esta naturaleza es el entendimiento de la estrategia del negocio y los requerimientos que tiene para su cadena de suministro, de tal forma que pueda ser traducida en objetivos y estrategias claras para el área de supply chain. Puede que este paso parezca bastante obvio, pero en muchas ocasiones no se hace esta reflexión estratégica o se asume que ya se hizo en el pasado, aun cuando el contexto y objetivos del negocio hayan cambiado.

Esto genera una desconexión fuerte entre lo que el negocio necesita y para lo que la cadena de suministro está diseñada.

Sobra decir que los líderes del área de Supply Chain deberán estar involucrados en la definición de la estrategia de negocio y traducirla en objetivos y estrategias claros para el área, a nivel global, regional o país.

El primer paso para diseñar una supply chain E2E es entender la estrategia del negocio y los requerimientos que tiene; para traducirlos en objetivos y estrategias claras.

Teniendo esto claro, el siguiente paso es trabajar en distintos elementos de diseño de la cadena de suministro que deberán soportar los objetivos y estrategia de negocio:


1. Red de manufactura o logística

Los footprints deberán diseñarse de acuerdo a los requerimientos del negocio. Dependiendo de la naturaleza de las distintas categorías de productos, se pueden establecer redes independientes, sobre todo si el nivel de madurez de las categorías o los equipos y procesos de manufactura son sumamente distintos. El punto clave es establecer las redes adecuadas para cubrir requerimientos de costo, servicio, flexibilidad, agilidad, etc., y ejecutar el diseño con una visión integral de la cadena, incluyendo proveedores y clientes.


2. Procesos, modelo de gestión y KPI

Hace ya varios años que el diseño y ejecución de procesos con una visión E2E –orderto-cash, forecast-to-stock, etc.– han sido adoptados por las empresas, en gran parte habilitado por la implementación de sistemas ERP. Sin embargo, hemos encontrado muchos casos en los que estos procesos tienen gaps importantes en sus puntos de integración entre áreas y sus modelos de gestión, manteniendo una visión de silo funcional y no de E2E integral.

Hacer este análisis y ajuste de procesos y modelos de gestión se vuelve clave para habilitar una visión integral de la cadena y buscar los mejores resultados a nivel total y no a nivel funcional.

Con base en nuestra experiencia, dentro de todos los procesos de la empresa, el correspondiente a S&OP  incluyendo su modelo de gestión– es quizás el más importante para habilitar el E2E. En este proceso intervienen distintas áreas para definir y consensuar objetivos de corto plazo y planes colectivos que lleven a la empresa a alcanzarlo.

Este proceso ha sido destacado por altos ejecutivos de supply chain como un habilitador clave del modelo E2E en distintos benchmarks que hemos realizado. puntualiza.

Finalmente, establecer los KPI correctos es clave para asegurar que las distintas funciones de la cadena de suministro vayan en un mismo sentido y logren los objetivos del negocio.

Algunas de las mejores prácticas para definir KPI son:

• Tener un grupo de 5 a 7 indicadores a nivel total supply chain.

• Conectarlos de forma clara con los objetivos de negocio.

• Traducirlos claramente en KPI de segundo nivel para cada función.

• Parametrizados de acuerdo a cada división/categoría de negocio.


3. Tecnología e infraestructura

En la experiencia de Integration Consulting, todas las empresas que adoptan el modelo E2E reconocen la criticidad de implementar sistemas integrados para lograrlo en su alcance total. Por otro lado, la transformación digital puede volverse un gran habilitador del modelo E2E. Sin embargo, hay que ser cautelosos de no implementar tecnologías
por seguir la ola digital, sin realizar un análisis previo de los beneficios e implicaciones de su implementación.


4. Estructura organizacional

En el pasado, las cadenas de suministro buscaron alta especialización y eficiencia en sus funciones, lo que llevó en muchos casos a tener silos funcionales. El modelo E2E busca la integración de estas funciones en procesos, lo que ha llevado a organizaciones de tipo matricial, con reportes locales o regionales y directos
o punteados.

Dado este contexto, las empresas pueden estructurar las áreas de supply chain de distintas formas para habilitar el modelo E2E. En este sentido, hemos identificado las siguientes mejores prácticas:

• Reflejar la forma en que está estructurado el negocio, como por ejemplo en divisiones y categorías regionales, unidades de negocio regionales o a nivel país, etcétera.

• Especialización por división o categoría de funciones clave que generen una diferenciación.

• Integrar funciones clave bajo una cabeza de supply chain para romper silos.

• Establecer conexiones robustas a nivel local con las unidades de negocio.


5. Cultura y liderazgo

Finalmente, podría decirse que este factor es la base del éxito de un modelo E2E. La adopción del modelo y sus distintos elementos no será exitoso sin un cambio cultural y de liderazgo dentro de la compañía. El modelo E2E implica cambios en comportamientos que pueden llevar arraigados mucho tiempo en las organizaciones, y que incluso pueden llevar a las empresas a evaluar el talento actual de la empresa y comprender la necesidad de traer recursos con un perfil distinto.

Como conclusión, la implementación de un modelo E2E para supply chain es una transformación medular en todos sus elementos, ya que implica iniciativas multianuales en su implementación y maduración. Requerirá de una estrategia robusta de gestión del cambio a todos los niveles de la organización, y, finalmente, dados los beneficios que tendrá para el negocio y el involucramiento necesario de tantas áreas, los líderes de las empresas tienen que asumir esta como una transformación de negocio y no como una iniciativa de supply chain.